¿Antiinflamatorio o Fisioterapia?

Conociendo el “FootCore”