Conociendo el “FootCore”

 

Conociendo el “FootCore” y la importancia de ejercitar la muculatura del tobillo y pie.

La articulación del pie presenta 33 articulaciones, junto con un gran número de músculos, tendones y ligamentos, siendo la base de nuestro soporte día a día. Gracias a la bóveda plantar; un arco diseñado para amortiguar, dar estabilidad y adaptarse a la hora de repartir las cargas, podemos llevar al cuerpo a realizar actividades extremas; como saltos, velocidades e impactos. Ahora, todo esto puede hacerlo siempre cuando la musculatura intrínseca del pie, junto con la articulación, ligamentos, tendones y sistema nervioso estén entrenados y dispuestos correctamente entre ellos.
Debemos concienciarnos de la importancia de la estabilidad del núcleo del pie para todo el miembro inferior. Estudios demuestran el gran impacto de una articulación tibio-peroneo-astragalina débil asociado directamente a problemas de rodilla y cadera.
Últimos avances científicos hablan del “Foot CORE” afirmando que existe una gran relación en el aumento de rendimiento y la calidad de movimiento cuando se trabaja la musculatura intrínseca del pie en aspectos neuromusculares, globales y del sistema neural. (1) Incluso la comparan con el papel de la musculatura profunda lumbar en su función estabilizadora y protectora en las vértebras lumbares.

Foot Core system

                 “La potencia sin control no sirve de nada.”
Tanto con el paso del tiempo, como de lesiones y diferentes tipos de calzado a lo largo de nuestra vida, generamos una inestabilidad y a menudo problemas asociados, varias lesiones del miembro inferior cambian el patrón motor del movimiento del pie, reestructurando sus puntos de cargas para evitar la tensión y el estiramiento en la zona afecta, consiguiendo inhibir así la acción de musculatura importante, provocando la disposición a un gran abanico de lesiones.

   Este no es un cambio consciente y premeditado si no parte del cerebro y del sistema nervioso periférico autónomo. Entre los casos más habituales que ayudan a la inhibición o sobrecarga de la diferente musculatura intrínseca del pie se encuentran: (2)
– Inestabilidad crónica de tobillo; Debida a esguinces recidivantes, largos periodos de inmovilización, vendajes oclusivos habituales.
– Fascitis plantar; inflamación de la fascia plantar que surge tras microtraumatismos repetitivos sobre el calcáneo, sus síntomas a veces se confunden con una excesiva tracción del músculo abductor del dedo gordo.
– Pie plano; es un término de uso común que refiere a una enfermedad caracterizada por el colapso del arco del pie, ocasionando que toda (o casi toda) la superficie de la planta tenga contacto con el suelo
– Neuroma de Morton; un engrosamiento del tejido que rodea el nervio digital que se extiende a los dedos del pie. Esto ocurre porque el nervio pasa por debajo del ligamento que se conecta con los huesos del dedo del pie (metatarsianos) en el antepié.
– Tendinopatía de Aquiles; degeneración en el tendón que cursa con dolor y movilidad reducida.
– Edema óseo; es una inflamación del hueso trabecular que tiene causas diferentes, como traumatismos, lesiones mal curadas y sobrecargas excesivas en la zona.
– Artrosis; Degeneración y desgaste progresivo de la superficie articular.
Entendemos como músculos intrínsecos del pie; Aquellos que tienen origen e inserción en el mismo pie, consiguiendo movimientos de los dedos.
Los principales músculos intrínsecos del pie son: Lumbricales, Flexor corto del (primer dedo), Flexor corto del dedo gordo, Flexor corto de los dedos, Extensor corto de los dedos, Extensor corto del dedo gordo, Interóseos (dorsales plantares), Abductor del dedo gordo, Abductor del dedo gordo (dos fascículos), Abductor del quinto dedo.
La articulación juega un rol importante en conocer que musculatura debemos empezar a activar en el primer punto de partida, valorando siempre en manos de un profesional cualificado: los grados de limitación, tomando medidas de los grados de flexión dorsal del pie y rotaciones de cadera. La capacidad de estabilidad sobre una pierna, propiocepción, étc.

        ¿Qué hago o dónde acudo si quiero mejorar estos problemas?

Es importante saber que aunque en muchos casos es necesario órtesis y/o plantillas para corregir aspectos biomecánicos pero a veces el cambio o el principio cursa con molestias, generando creencias nocivas respecto a si va a ser beneficioso o no, es ahí donde entrenando y activando esta musculatura podemos ayudar a amoldarnos mejor a la pisada con la nueva reprogramación de puntos de carga con la plantilla, evitar tanto compensaciones y molestias durante el entrenamiento y la marcha y prevenir muchas lesiones causadas por falta de estabilidad en la pisada.
Muchos estudios se enfocan a valorar sólo la propiocepción del pie enfocado a caídas y otros campos, pero últimamente se está enfocando el interés en valorar cómo realmente afecta esta musculatura a la calidad de movimiento y a la mejora del control motor.
Proponemos los ejercicios más respaldados científicamente que aportarán más beneficio a largo plazo, modificando la postura y mejorando patrón motor de movimiento activo (4).

“Short foot” siendo de los más efectivos para activar la musculatura del abductor del dedo gordo en comparación a el agarre de toalla, investigado en diversos estudios. (Scott K. Lynn, et al. Moon-Hwan Kima et al.)(3)
Comenzado en sedestación y al principio con ayuda del terapeuta, intentaremos arquear el arco plantar, “haciendo la cueva más grande” sin separar los dedos del suelo y sin agarrar extremadamente.

              

– “VELE´S Forward lean.” (4)
Lo realizaremos con los pies separados a la altura de los hombros y en una posición de anteversión neutra y espalda recta. Nos inclinaremos hacia delante sin perder la línea recta hasta que nuestra estabilidad nos lo permita y realizaremos un isométrico en ese nivel.


– Marcha inversa.
Realizaremos con la supervisión de nuestro terapeuta, una marcha inversa siguiendo una línea recta en el suelo. (4)

Escrito por: Dña: Cristina Camino Miñana Col:11383


1 McKeon PO, Hertel J, Bramble D. The foot core system: a new paradigm for understanding intrinsic foot muscle function. Br J Sports Med. 2015 Mar;49(5):290.
2 https://es.wikipedia.org/wiki/
3 Scott K. Lynn, Ricardo A. Padilla, and Kavin K.W. Tsang. (2012). “Differences in Static- and Dynamic-Balance Task Performance After 4 Weeks of Intrinsic-Foot-Muscle Training: The Short-Foot Exercise Versus the Towel-Curl Exercise” Journal of Sport Rehabilitation, 21, 327-333.
4 Sulowskai, Oleksy, Mika A, Bylina D, Sotan J. The influence of plantar short foot muscle exercises on foot posture and fundamental movement patterns in long distance runners. 2016 June, 23:11(6).

Deja un comentario